Raus Andalucia

Agencia de Diseño web en Bilbao: Empresa de diseño web a medida y marketing digital en Bilbao donde puedes solicitar presupuestos a medida para el posicionamiento web de una empresa o negocio digital.

Mejor bufete de abogados en Alicante: Despacho de abogados en el centro de Alicante con más de 15 años de experiencia defendiendo los intereses de los clientes en diferentes áreas legales como laboral, penal o divorcios.

Mejor bufete de abogados en Almería: Despacho de abogados en Almería con el mejor equipo de letrados a su servicio como abogados en diferentes ramas legales como el derecho laboral o penal.

Mejor bufete de abogados en Bilbao: Despacho de abogados de referencia en Bilbao, contamos con especialistas en laboral, mercantil, civil, penal y administrativo.

Mejor bufete de abogados urbanistas en Alicante: Despacho de abogados especializados en urbanismo en Alicante capital con el mejor equipo de juristas a su servicio.

Mejor bufete de abogados en Málaga: Despacho de abogados multidisciplinar en Málaga que ofrecen una buena satisfacción y defensa de los intereses de los clientes.
Mejor bufete de abogados en Mallorca: Despacho de abogados en Palma de Mallorca especialistas en derecho penal, civil, familia, divorcios, herencias, urbanísmo y negligencias médicas.
Mejor bufete de abogados en Sevilla: Bufete de Abogados de Sevilla como abogado especializado en derecho matrimonial, penal y laboral.
Mejor bufete de abogados en Valencia: Bufete de abogados en Valencia especializados en extranjería, dación en pago, derecho penal y derecho civil.
Empresa de limpieza de comunidades en Valencia: Administradores de fincas Valencia con más de 20 años de experiencia en la gestión y administración de fincas.

Carlos Fabra, un ciudadano ejemplar

Amparado tras sus sempiternas gafas de sol (no son un adorno, perdió un ojo de niño mientras jugaba con su hermano con unas tijeras), Carlos Fabra Carreras (Castellón de la Plana, 1946) ha continuado con la tradición familiar. Presidente de la Diputación de Castellón entre 1995 y 2011, Fabra es el séptimo miembro de su familia que preside la provincia desde los últimos años del siglo XIX. Eso sí, todos ellos con similares ideales conservadores. Su padre, sin ir más lejos, que responde al nombre de Carlos Fabra Andrés, participó en la fundación de la Juventud Católica y en la Guerra Civil alistándose en el bando franquista. El fin del conflicto le supuso ser designado como delegado de excombatientes y, en 1943, Secretario Provincial del Movimiento Nacional, paso previo a presidir la diputación castellonense.

Carlos Fabra Carreras es licenciado en Derecho, estudios que cursó en las universidades de Valencia y Granada. Tras ejercer como abogado en su propio despacho (posee también una correduría de seguros y varias empresas), inició su carrera política afiliándose a Alianza Popular en 1983. Cuatro años más tarde es elegido concejal del consistorio castellonense, además de presidente del Club de Campo del Mediterráneo (aún mantiene dicho cargo). En 1995, se le designa presidente de la Diputación de Castellón, imitando, entre otros familiares, a su padre, su abuelo y su bisabuelo.

La popularidad de Fabra, no obstante, deriva del embrollo judicial en el que se ha visto envuelto y, por supuesto, en sus declaraciones. Imputados por varios delitos, en particular, el intento de legalizar de forma fraudulenta productos fitosanitarios en los ministerios del gobierno de Aznar, y, de forma más general, por cuestiones fiscales, el caso Fabra ha precisado, hasta el momento, de cinco años, ocho jueces y cuatro fiscales. Mucha algarabía para determinar que cuatro de los delitos habían prescrito, aunque se mantienen procedimientos judiciales por tráfico de influencias, delito fiscal y cohecho.

En parte, la cuestión es dictaminar de dónde procedían los 600.000 que, en 1999, Fabra repartía en 19 cuentas bancarias. Las justificaciones son puro azar, pues a nadie se le oculta que al presidente de Castellón le ha tocado varias veces la lotería (la fortuna en forma de millones de euros), al tiempo que la declaración de la renta le sale a devolver.

En cualquier caso, la enfermedad y los juicios hicieron que, en 2010, Fabra dejara su cargo en manos del Vicepresidente Primero, Francisco Martínez. Tres años más tarde, en febrero de 2013, el Tribunal Supremo ordenó juzgarle por cohecho y, en noviembre, fue condenado por defraudar 700.000 euros a Hacienda. La pena fueron cuatro años de cárcel, motivo por el cual abandonó el Partido Popular.

El mismo partido desde el cual su líder y actual presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, le calificó, en 2008, como “ciudadano ejemplar”. Por supuesto, el halago abundó en la suerte que tenían los castellonenses de contar con un político como él. Mucha fortuna para los ciudadanos de la provincia cuando aún queda por investigar cómo simultaneaba el cargo público y un negocio de asesoría, entre otras cosas. O cómo consiguió construir un aeropuerto por el que no ha transitado un solo avión desde su inauguración.